En Argentina, como en todo el mundo, la pandemia de la COVID-19 cambió los objetivos que se venían planteando en cuanto a salud pública.
Esta pandemia ocultó todas las áreas de trabajo sanitario, entre ellas al VIH. AHF Argentina bregó para que no sean olvidados los acuerdos preestablecidos y llamó a su campaña “La Otra Pandemia”.

Durante la mayor parte del 2020 el sistema de salud solicitaba que las personas que no tuvieran síntomas de la COVID-19, no concurrieran a los efectores de salud.
De esta manera, vimos una disminución importante de la cantidad de personas que accedían a una prueba de VIH y, por consiguiente, una disminución de nuevos diagnósticos de VIH.
En ese contexto, pudimos observar que el auto test para VIH no está registrado actualmente en Argentina, como sí en otros países de la región, y que esto hubiera sido una herramienta importante para mantener el acceso al diagnóstico y, a la vez, evitar la concurrencia a centros de salud.
El auto test de VIH es un dispositivo para tener un resultado rápido, auto administrado y factible de realizar en todos los contextos. En tan sólo minutos una persona puede obtener un resultado, que en el caso de ser positivo deberá confirmar con un estudio más específico en un laboratorio bioquímico.

La posibilidad de tener un auto test de VIH registrado en Argentina, y que se venda en farmacias, está muy cerca. Ante esta nueva realidad, aparecen algunos interrogantes. El precio del mismo puede llegar a ser un obstáculo para muchas personas, considerando que el costo del test en otros países varía de U$S 20 a U$S 60. Otra cuestión será evaluar la facilidad de manipular estos dispositivos para llegar a tener un resultado de calidad.
Por último, cuántas de las personas que resulten positivas con un auto test de VIH llegarán a un efector de salud para su confirmación.

Como podemos observar, estamos en la puerta de un nuevo método de pruebas de VIH en Argentina y debemos estar preparados. Seguramente los farmacéuticos jugarán un rol importante para dar la información correcta a aquellas personas que deciden utilizar estos dispositivos para saber su resultado. Por otra parte, el sistema sanitario debe asegurar que las personas que resulten positivas tengan acceso real a efectores de salud para que puedan ser ingresados a tratamientos oportunos.
Actualmente se encuentra en el parlamento argentino un proyecto para sancionar una nueva ley nacional de VIH e ITS, en el cual se deja abierta la puerta para la incorporación del auto test rápido de VIH. Este será un paso muy importante para la aprobación de esta estrategia diagnóstica.
Ahora queda esperar cómo aceptará el público argentino esta nueva modalidad de diagnóstico, el cual podrá realizar personalmente desde su hogar.
Quienes creemos que es factible terminar con la epidemia del sida en el 2030 esperamos que esta nueva herramienta nos ayude para alcanzar la meta internacional, que postula que el 95% de las personas que viven con VIH lo sepan.
A partir de esta primera meta, debemos asegurar que el 95% de ellos accedan a un

tratamiento efectivo y que el 95% pueda llegar a tener una carga viral indetectable, lo que equivale a no transmisible.
Es sabido que los cambios traen oportunidades y también generan resistencias. Debemos trabajar en pos de poder utilizar de manera eficiente y efectiva el auto test de VIH a la brevedad posible.

×